Poco a poco se van conociendo más ámbitos donde el ayuno es beneficioso. Actualmente se está investigando sobre distintas enfermedades, entre ellas el cáncer. Y los resultados son esperanzadores. Resulta irónico redescubrir una tradición tan milenaria y tan asentada en nuestros genes como es el ayuno (intermitente e intencional ahora e involuntario toda nuestra historia). Lástima que la ciencial y los intereses económicos hayan desechado todo para luego ir dando luz verde poco a poco. El beneficio de la duda no hubiese venido nada mal.

Ea! po´nada…hoy no como y encima el plato me pone enjoy food. ¡Será…!

¿Qué beneficios nos puede traer ayunar?

Una vez que has roto los mitos que rodeaban al ayuno, y que puedes leer aquí (5 mitos sobre el ayuno intermitente), voy a exponerte todos los beneficios que puedes obtener simplemente dejando de comer.

  • Mejora la plasticidad neuronal

¿Qué significa esto? Modelas tu cerebro haciéndolo más resistente frente a enfermedades neurodegenerativas además de estimular la producción de nuevas neuronas. Hace tiempo escribí un artículo sobre cómo potenciar nuestro cerebro (Desarrolla tu cerebro. Maximiza tu potencial).

  • Favorece la autofagia

Promueve un sistema de limpieza interior. Ralentiza el envejecimiento del cuerpo y el cerebro.

  • Limita el crecimiento de células cancerígenas

Como dije al principio del artículo, el ayuno se está adentrando en el campo de las enfermedades, en este caso el cáncer, y están obteniendo buenos resultados. Además evitar que avance el cáncer, hace que el paciente tolere mejor la quimioterapia.

  • Facilita la pérdida de peso manteniendo la masa muscular

Al contrario de lo que la población general del fitness pueda pensar, no se pierde músculo ayunando. Hay que establecer un límite al ayuno para no comprometer la masa muscular. Como veremos después en distintos protocolos, hasta 24-36 horas de ayuno no hay pérdida muscular.

  • Reduce la mortalidad y aumenta la proteína de la juventud

Dicha proteína es SIRT3 y aumenta en periodos de ayuno. No es extraño encontrarse personas muy longevas en países donde el ayuno forma parte de su estilo de vida. En este experimento con monos vemos claramente quien ha comido cada pocas horas y quien ha realizado el protocolo de ayuno.

 

Uno de los dos utiliza ayunos intermitentes.

 

  • Reduce los indicadores de inflamación

Vemos en este estudio realizado sobre musulmanes en el Ramadán que su ayuno prolongado (un mes) mejoró ciertos marcadores de salud (interleucina-6, PCR y relación CT / HDL).

  • Mejora el perfil lipídico y reduce los triglicéridos

Baja el colesterol malo (LDL) al igual que los triglicéridos.

 

PROTOCOLOS

Comenzar en el ayuno intermitente no es tarea fácil. Desde hace décadas (concretamente desde que se empezó a utilizar el azúcar en la industria alimentaria sobre la década de los 60-70) la industria alimentaria ha ido promoviendo a su antojo los productos que debes consumir, alterando por completo los estilos de vida más saludables. El bombardeo en los medios de comunicación ha provocado que se establezcan ciertos dogmas sobre la alimentación, como por ejemplo comer cada 3 horas o el desayuno es la comida más importante del día.

Con desinformaciones así, de forma continuada, se acaba haciendo mella en nuestro subconsciente.

Retomando el tema, iniciarse en el ayuno necesita un periodo de adaptación debido a cómo hemos sido educados y alimentados durante toda nuestra vida. Entre otros motivos, el azúcar crea adicción y estar varias horas sin él, no es de lo más agradable.

Puedes utilizar varios protocolos:

  • 12/12: En todo ayuno se cuenta las horas de sueño, así que si has dormido 8 horas solo te quedan otras 4 para cumplir con éxito. Eso significa saltarte el desayuno (en este momento a más de uno se le cae el mundo encima, todo menos el desayuno 🙂 ). Ten en cuenta que a partir de 8 horas sin comer, ya es un ayuno.
  • 16/8: Este digamos puede ser el más atractivo. Pon que terminaste de cenar a las 22h, hasta las 14h del día siguiente no volverías a tomar bocado. Una vez que superas con creces 12 horas de ayuno, sería interesante ir a por el siguiente reto.
  • 24 horas de ayuno: El anterior protocolo era el más atractivo porque este de 24 horas supone tener pleno control sobre tus emociones y haber practicado los protocolos anteriores  teniendo un éxito rotundo.

Hay más protocolos, pero estos son los más generales.

No todos valen para hacer ayunos intermitentes. Las mujeres tienen mayores dificultades (estudio). Además, antes de instaurar este hábito de vida es necesario saber alimentarse de forma saludable. Aprender a comer y a cocinar son dos aspectos básicos y primarios antes de adentrarse y dar un paso más hacia la mejora de tu salud.

Pd: siempre puedes y debes ingerir líquidos. Evidentemente agua pero también café o té, sin azúcar por supuesto. La idea es no ingerir calorías.